La morosidad de las empresas privadas y retraso en el pago de las públicas se está acentuando. Un problema de impago podría ser un golpe decisivo para la continuidad de tu empresa.

Buscamos la mejor solución para que, cualquier impago o retraso en el cobro de facturas, no suponga el fin de la actividad de tu empresa.