Las personas, el patrimonio y los bienes son los elementos con los que las empresas desarrollan sus
actividades para conseguir los objetivos estratégicos previstos. ¿que nivel de protección es necesario? Nos encontramos con un numero importante de empresas que concentran su gestión en un numero reducido de personas. Tan alta concentración supone en no pocos casos una relevante tasa de vulnerabilidad, en la
medida en que, por ejemplo, la pérdida de algunos de sus miembros integrantes (socios, equipo directivo,
figuras clave, colaboradores…) puedan llegar a provocar, incluso en el peor de los escenarios, el cese definitivo de la actividad.